Blogia
Socialmedializándome 2.0

Empáticamente equilibrado

 

La Empatía es la capacidad de captar, lo mejor posible, las referencias internas y los componentes emocionales de otra persona y entenderlos como si fuéramos ella misma, según  el psicólogo Carl Rogers.

Pero, ¿dónde está el límite para no confundir la empatía con la afectividad?...

Según Thierry Tournebise, la solución está, ni más ni menos, en la escucha activa, ¿os suena? Significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla. O sea, escuchar, no sólo oír.

Oír es tener la capacidad de percibir sonidos. Mientras que escuchar es entender, comprender y dar sentido a lo que oímos.

La escucha activa se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo.

Ahí es donde entra en juego la empatía. Ser capaces de ponernos en el lugar del otro, pero sin llegar a sentir afectividad por el otro o sin llegar a sentirse identificado con el otro, como si de un espejo se tratara.

Ser capaces de saber mantener esa relación con el otro sin traspasar la fina línea de la afectividad es complicado y necesita preparación.

Practicando una escucha activa y dejando que el otro exprese lo que siente, seremos capaces de imaginar lo que siente y no sacaremos conclusiones precipitadas.

Proyectarse en el otro es un exceso de empatía y es, además, peligroso. Dejaríamos de tener opinión propia y olvidaríamos nuestro cometido.

Una actitud empática facilita la comunicación con los demás, pero cada uno debe ser capaz de mantener su propia identidad.

Mostrando cortesía y respeto por nuestro interlocutor, podemos lograr que los demás vean en nosotros empatía, reconozcan nuestros sentimientos y nuestra capacidad para percibir y estar atentos a lo que sienten, por lo que decir por favor y gracias, hablar con educación, tomarle en serio, nos permitirá el acercamiento que queremos.  

La negación de las emociones provoca una gran indiferencia hacia los demás, y lo que es aún más preocupante, una indiferencia hacia la vida.

Muy a menudo olvidamos en nuestras relaciones, ya sean profesionales o privadas, que la transparencia y sinceridad es fundamental. Podemos impostar durante un determinado momento un comportamiento, pero a medio plazo, nuestro interlocutor detectará que nuestra postura es sólo un papel.

Ser empáticos manteniendo una escucha activa eficaz nos abrirá muchas puertas tanto en el mundo offline como en el online.

La Empatía controlada sin confundirla con afectividad, una Escucha Activa eficaz y Transparencia, serán claves para llegar eficazmente a nuestros clientes. Sólo hay que practicarlo y, lo más importante, llevarlo a cabo. No esperes a ver cómo lo harías, házlo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Francisco Ratia -

“Interesante, aleccionador, instructivo...aunque difícil a veces definir la
frontera empatía-afectividad”

Tienes razón Aurora.

Es tan delgada esa frontera que, sin darnos cuenta, constantemente estamos
saltándola de un lado al otro.
Lo verdaderamente importante es que exista una buena comunicación entre los
interlocutores, que se utilice una escucha activa efectiva y en último
término aparezca la empatía.
Un riesgo que corremos cuando no utilizamos una verdadera escucha activa, es
intentar reflejarnos en la explicación del otro, pues acabamos viéndonos a
nosotros mismos como si de un espejo se tratara.
Tanto la escucha activa como la empatía es una técnica que hay que trabajar,
como todo cuando se quiere realizar correctamente. No verás a ningún atleta
que participe en una competición sin haberse preparado concienzudamente.
Es cuestión de ser constantes y practicar, practicar y practicar. Por eso es
tan importante que los equipos comerciales, los profesionales que estén en
relación directa con el trato al público, periódicamente tengan seminarios
prácticos en los que puedan practicar técnicas que les ayuden a llegar a
saber escuchar a los clientes.
No he pretendido redactar un tratado sobre la empatía ni la escucha activa,
pero sí quería hacer una reflexión sobre ello para poder llegar donde está
lo interesante y lo que nos ayudará a que perdure una relación profesional,
a los sentimientos que están escondidos detrás de lo que nuestro
interlocutor nos está explicando.
En un artículo anterior “no te quedes en la Cáscara”, hablaba sobre la
importancia de no quedarnos en la “cascara” de lo que tratamos, en
profundizar hasta llegar a poder conocer las motivaciones de esa persona
para decirnos lo que nos está diciendo, en tratar de llegar a lo que siente
para comprenderlo de verdad y poder utilizar una verdadera empatía.
Un tema fascinante para tratar de Humanizar nuestras relaciones, ya sean
profesionales como privadas.
Gracias Aurora por tomarte la molestia de participar y comentar el artículo.
Lo enriquecedor, al menos para mí, es poder recibir comentarios que mejoren
mis exposiciones y enriquezcan el contenido del blog.
Besos
Francisco

FIRMA CORREO_reducida3

Aurora -

Interesante, aleccionador, instructivo...aunque difícil a veces definir la frontera empatía-afectividad
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres